Antagonías jónicas hereditarias

Monday, July 24, 2006

Se reía para que la escuchara. Nada entonces me parecía más hermoso en la vida. Piel blanca, ojos verdes, pies desnudos y un sillón para no sentirnos solos. No osaba tocarla. La noche avanzaba y me alejaba de ella. A la mitad de la noche se levantó y se dirigió a la puerta, la seguí con cautela. Abrió y esperó que llegara, me recargué en el marco de la puerta y me quedé mirándola. Dime que me quieres, dijo, y no le contesté. Luego regresé al sillón para seguir soñando. Y ella se reía, con risa tonta se reía.

Sunday, July 16, 2006

La fui desnudando poco a poco. Su resistencia inicial fue cediendo y con cada caricia la despojaba de sus prendas. Por fin su piel quedó al descubierto y todo mi cuerpo la atrapó, envolviéndola. Fui su ropaje todo ese tiempo.
La penetré cuando amanecía, después de haber hecho el amor toda la noche.

Thursday, July 06, 2006

Duda

-¿Qué te pasa?
No supe qué contestar. En la tarde la había visto caminando al lado de Rubén y un ataque de rabia y celos se apoderó de mí. Me volví loco y los espié todo el día. Ellos se abrazaron, se besaron, hicieron el amor. Cuando por fin Rubén la dejó en su departamento subí las escaleras y al abrirme le reclamé gritándole, entonces soltó la pregunta y no supe qué contestar.
La pobre sigue con la duda y el puñal en la espalda.